Con su aroma frutal, dulce y feliz, el aceit